Los 10 puntos clave para comprender el teletrabajo

March 2018

Por Stéphane Flichy y Manon Pous


Teletrabajo



 

El teletrabajo ha sido clarificado y simplificado por el decreto “Macron” n°2017-1387 de 22 de septiembre de 2017 (artículos L.1222-9 a L.1222-11 del Código laboral francés).

 

Sin entrar en detalle, les presentamos a continuación una serie de preguntas/respuesta que permitirán comprender mejor el teletrabajo.

 

1.        ¿Qué es el teletrabajo?


Se trata de una forma de organización del trabajo en la que éste, en lugar de ser efectuado en los locales de la empresa, es realizado fuera de ella gracias a la tecnología de la información y comunicación.

 

Esta forma de organización del trabajo debe contar con el respaldo tanto del empresario como del empleado y puede ser establecida de manera puntual o con carácter permanente.

 

 

2.       ¿Quién es el teletrabajador? ¿Un trabajador a domicilio?

 

A diferencia del trabajador a domicilio, el teletrabajador no está obligado a efectuar su trabajo desde su domicilio, salvo acuerdo colectivo contrario.

 

Conviene resaltar que la noción de “trabajador a domicilio” responde a un estatuto concreto regulado por el código laboral francés. En determinados casos, el teletrabajador podrá verse asimilado al trabajador a domicilio, pero no lo será de manera automática.

 

3.       ¿Qué empresas pueden recurrir al teletrabajo?

 

Todas las empresas pueden, mientras que su actividad lo permita

 

4.       ¿Cómo poner en marcha el teletrabajo?

 

Ya no es necesario formalizar el acuerdo entre empresario y empleado a través de una enmienda / clausula adicional al contrato de trabajo.


El código laboral francés ofrece varias opciones:

 

                 v  A nivel colectivo, vía la negociación de un acuerdo de empresa.

 

Una vez el acuerdo firmado, el empresario deberá aceptar todas y cada una de las solicitudes que respondan a los criterios convenidos, a no ser que pueda rechazar dicha demanda en virtud de motivos fundados y legítimos.


O, a falta de acuerdo colectivo, a través de la elaboración por el empresario de un “código de teletrabajo”, previo aviso conforme del Comité Social y Económico.

 

                v  Con un empleado en particular, vía la negociación de un acuerdo individual, por todo medio (dado que un acuerdo verbal es algo incierto, se recomienda al menos dejar constancia por e-mail). En la práctica, la convención de teletrabajo preverá las condiciones del trabajo a distancia.

 

5.       ¿Como empresario, cual es el margen de maniobra con el que cuento para rechazar solicitudes de teletrabajo?

 

Se puede rechazar una solicitud de teletrabajo en todo momento. Sin embargo, en ciertas ocasiones dicho rechazo deberá ser motivado:

 

                     v  En caso de acuerdo colectivo, o de un código que defina los puestos compatibles con el teletrabajo, cualquier rechazo a una solicitud procedente de empleados ocupando dicho puesto deberá ser justificado;

 

                v  A falta de acuerdo colectivo o de código, si ya se han aceptado solicitudes procedentes de empleados ocupando puestos idénticos, todo rechazo de una nueva solicitud deberá ser motivado, so pena de ser considerado como un tratamiento discriminatorio.

 

6.       ¿Como empresario, puedo establecer que el teletrabajo esté sujeto a condiciones?

 

Por razones evidentes de buena organización de la empresa, se puede excluir el teletrabajo o enmarcarlo dentro de una seria de condiciones. Está por tanto permitido:

 

                    §  Exigir una antigüedad mínima;

 

                    §  Limitar el número de empleados en teletrabajo por departamento / sector de actividad;

 

                    §  Excluir determinados puestos de trabajo que necesiten una presencia permanente en la empresa o, por ejemplo, determinados empleados que tengan acceso a datos confidenciales o de alta sensibilidad.

 

7.       ¿Puedo imponer el teletrabajo a mis empleados?

 

El teletrabajo se caracteriza por su carácter voluntario. Por consiguiente, el empleado no tiene que justificar su rechazo a trabajar a distancia.

 

El teletrabajo podrá ser impuesto a los empleados únicamente en caso de circunstancias excepcionales o de fuerza mayor (como por ejemplo una amenaza de epidemia).

 

8.       ¿Qué se debe mencionar en el documento individual o colectivo que instaura el teletrabajo?

 

Será necesario determinar, como mínimo:

 

                    §  Las condiciones para cambiar al teletrabajo y aquéllas para volver a trabajar en los locales de la empresa;

 

                    §  Las modalidades de aceptación por el empleado de las condiciones que establecen el teletrabajo;

 

                    §  Las modalidades de control del tiempo de trabajo y de regulación de la carga de trabajo;

 

                    §  La determinación de la franja horaria en la que puedo contactar al teletrabajador.


9.       ¿Cuáles son mis derechos y obligaciones como empresario frente a los teletrabajadores?

 

La situación del teletrabajador es idéntica a la de cualquier empleado que trabaje en los locales de la empresa. Por tanto, es legítimo que el empresario espere de los teletrabajadores el mismo trabajo en el mismo plazo de tiempo.

 

En cuanto a obligaciones se refiere, se añaden a las obligaciones de principio:

 

                    §  Informar al teletrabajador de toda restricción en el uso de herramientas en el marco del teletrabajo y de sanciones en caso de incumplimiento (obligación de desconexión, interdicción de utilizar las herramientas digitales con fines personales, etc.);

 

                    §  Dar prioridad a la solicitud de todo empleado que quiera volver a ocupar su puesto sin teletrabajo;

 

                    §  Organizar cada año una evaluación con el teletrabajador sobre sus condiciones de actividad y su carga de trabajo;

 

                    §  Asumir los gastos que deriven directamente del teletrabajo.

 

10.    ¿Cuáles son mis derechos y obligaciones como teletrabajador frente a los empleados que trabajan en los locales de la empresa?

 

Como teletrabajador, dispongo de “los mismos derechos que el empleado que efectúa su trabajo en los locales de la empresa”, sin excepción alguna (artículo L. 1222-9 del Código laboral francés).

 

A pesar de la distancia, el teletrabajador sigue bajo la subordinación del empresario y está obligado a respetar las reglas vigentes de la empresa (en particular aquéllas relativas a la informática).

 

Por último, todo accidente que tenga lugar durante la franja horaria de la actividad profesional en el lugar donde se efectúa el teletrabajo será considerado como un presunto accidente laboral.

 

EN CONCLUSION:

 

El decreto Macron n°2017-1387 facilita este modo de organización del trabajo que es, hoy en día y más que nunca, una realidad, dadas las herramientas que permiten trabajar a distancia de manera perfectamente operacional.

 

La puesta en marcha del teletrabajo requiere sin embargo anticipación, puesto que tanto el acuerdo colectivo como la convención individual con un empleado en particular deberán prever todas las modalidades.

 

Es preferible que la relación de teletrabajo esté bien enmarcada desde un principio, de manera a evitar todo tipo de litigio sobre este asunto durante la ejecución del trabajo o al final de la relación de trabajo.

 

Dicha anticipación será sobre todo bienvenida en caso de necesidad repentina de puesta en marcha del teletrabajo. En otros términos, es un método que permite al empresario ser más flexible en el modo de organizar el trabajo con sus empleados.

 

 

 









logo
6 Bis, rue de Montevideo
75116 Paris France

Where are we ?
Open the map